Como hacer veladuras.

Pocas habilidades son más valiosas para un pintor serio de maquetas y miniaturas, que las veladuras. Pueden utilizarse para lograr las transiciones más suaves imaginables, ajustar colores y suavizar incluso las mezclas en capas. Aunque existen otros métodos de mezcla, como la mezcla húmeda, el aerógrafo y la mezcla tradicional en capas, ninguno parece ofrecer el mismo nivel de precisión y versatilidad que las veladuras. La desventaja, por supuesto, es que es un proceso potencialmente consumidor de tiempo. En este tutorial, espero compartir algunas de mis técnicas y trucos para las veladuras.

Una advertencia, en mi opinión, esta es una de las técnicas más difíciles de dominar porque es muy contra intuitiva en comparación con la pintura normal. Además, la transparencia de la pintura añade una dimensión completamente nueva a los colores. Sin embargo, el tiempo invertido en aprender el proceso merece la pena.

¿Qué es una veladura?

Normalmente, en la pintura de miniaturas, buscamos una buena cobertura con pinturas opacas. El color de la pintura en la paleta es el color que deseamos lograr en el modelo. En contraste, cuando aplicamos veladuras, intentamos deliberadamente hacer que las pinturas sean translúcidas. Esta translucidez permite que la pintura que estamos aplicando interactúe con la pintura que ya está en el modelo. En esencia, estamos modificando el color actual en lugar de cubrirlo.

Pintura de maquetas y miniaturas en capas

En términos simples, una veladura es una capa de pintura extremadamente diluida, lo que significa que contiene muy poco pigmento. Esta característica principal de ser diluida significa que la capa permite que la pintura debajo de ella sea visible, modificando su apariencia original. Algunos suelen usar una proporción de aproximadamente un 90% de agua y un 10% de pintura, aunque esto puede variar según el efecto deseado.

¿Para que se usan las veladuras?

Una veladura es una técnica poderosa utilizada en maquetas y miniaturas con un propósito esencial: amplificar la luminosidad del resultado final. Esta práctica permite que la luz atraviese las capas de pintura, generando un efecto de reflexión sobre la base de pintura, incrementando así la luminosidad general.

Creando Tonos y Efectos Atractivos

Al aplicar una veladura, se abre la puerta a la combinación de dos colores distintos: el de la veladura y el de la capa subyacente. Este proceso engendra un matiz diferente al original, aportando un atractivo singular al objeto modelado. En el contexto de pinturas al óleo y miniaturas, estas veladuras se aplican selectivamente, enfocándose en áreas específicas para iluminar, rectificar tonos, intensificar luces y sombras, así como para oscurecer.

Técnica Selectiva y Detallada

En el ámbito de las maquetas y miniaturas, la aplicación de veladuras se restringe a zonas precisas, buscando iluminar, corregir tonalidades, y resaltar contrastes de luces y sombras. Es crucial experimentar con la dilución de la veladura para controlar su intensidad, así como considerar la superposición de pinturas opacas sobre estas veladuras para añadir brillo o intensificar su oscuridad según el efecto deseado.

Enriqueciendo el Acabado

Las veladuras ofrecen una herramienta valiosa para pintar sombras realistas y embellecer el acabado final de las miniaturas. Una forma práctica de explorar sus posibilidades es mediante el uso de una hoja de cartulina blanca: trazar líneas con diferentes colores y aplicar veladuras con distintas tonalidades. Al secarse, se revelarán los variados acabados y tonos posibles, otorgando una comprensión precisa de los resultados que pueden alcanzarse.

La aplicación cuidadosa de veladuras en maquetas y miniaturas es una técnica que no solo realza su aspecto visual, sino que también proporciona un espacio creativo para la experimentación y la ampliación de los efectos visuales deseados.

¿Cómo hacemos una Veladura?

  1. Selección de Pincel: Es esencial usar un pincel de buena calidad, preferiblemente no sintético, ya que estos permiten cargar y depositar la pintura de manera más efectiva y suave.
  2. Preparación de la Mezcla: Mezcla la pintura con agua en una proporción adecuada utilizando un pincel diferente al que usarás para aplicar la veladura. Esto garantiza que la mezcla sea uniforme y evita dañar tu pincel principal.
  3. Carga y Descarga del Pincel: Carga tu pincel con la mezcla diluida y luego descarga el exceso de pintura sobre una superficie absorbente, como papel de cocina o un trapo. Esto es fundamental para aplicar la veladura de manera suave y controlada.
  4. Aplicación: Pinta la superficie de la miniatura de manera uniforme con la veladura. Evita aplicar demasiada presión y trabaja en una sola dirección preferiblemente.
  5. Correcciones: Si notas un exceso de agua o deseas ajustar el color, puedes hacerlo con un pincel limpio y agua antes de que la veladura se seque por completo.
  6. Capas Sucesivas: Para obtener el efecto deseado, aplica varias capas sucesivas de veladura, permitiendo que cada capa se seque antes de aplicar la siguiente.
Pintado de maquetas y miniaturas con veladuras.

Una ventaja significativa de las veladuras es que, al ser en su mayoría agua, no dejan residuos al limpiar.

Las veladuras son una técnica valiosa en la pintura de miniaturas, permitiendo una amplia variedad de efectos. Con práctica constante, podrás dominar esta técnica y utilizarla para mejorar tus obras de arte.

Paso 1 Comenzamos aplicando una veladura muy suave, generalmente con un solo color o una mezcla que sea bastante neutra en comparación con los demás colores que usaremos. En otras palabras, si planeamos utilizar tonos rojizos y púrpuras, optaremos por un color como el Red Gore, que es apagado y discreto. Esta primera veladura se aplica en toda la superficie de la miniatura para empezar a definir el tono predominante. La elección de colores es subjetiva y personal, pero se pueden encontrar detalles concretos en tutoriales sobre teoría del color.

Paso 2 Ahora nos enfocamos en las sombras, pero nos extendemos más allá de las áreas sombreadas originales. Esto significa que el color aplicado cubrirá una superficie mayor que las sombras existentes. Utilizamos un color que sea más intenso que el de la primera veladura. Esto se logra añadiendo un poco más de pigmento a la mezcla o incorporando colores más vivos, como el Rojo Sangre y un púrpura para variar el tono.

Paso 3 Utilizando la mezcla que usamos para sombrear en el paso anterior, pero con un poco más de pintura (es decir, menos veladura y mayor densidad), marcamos las áreas que deseamos resaltar más. Esto se aplica a zonas que pueden no estar esculpidas en la miniatura pero que queremos destacar, como fibras musculares o venas. Este proceso implica aplicar varias capas de pintura.

Paso 4 En este paso, profundizamos aún más en la intensidad de las sombras, pero en áreas más pequeñas. Al mismo tiempo, suavizamos las transiciones de los trazos del paso anterior en el conjunto de la miniatura. Podemos lograr esto mediante veladuras oscuras o uniendo ambas zonas con las luces adecuadas. En este caso, se usan veladuras con una mezcla de púrpura para dar profundidad y rojo sangre para añadir viveza.

Paso 5 Continuamos intensificando las sombras en áreas de menor exposición a la luz. Aquí, usamos un color netamente oscuro, como el púrpura, con un toque de azul en la mezcla para enfriar ligeramente las sombras. También marcamos las sombras de los trazos adicionales del Paso 3, siguiendo el mismo proceso que en el resto de la miniatura.

Paso 6 En este punto, seleccionamos un color complementario al predominante en las sombras y aplicamos una segunda veladura muy ligera. Esta veladura cubre un área intermedia entre las sombras recién aplicadas y las zonas de luz normales. Aquí se ha elegido un tono verdoso.

Paso 7 Refinamos el segundo sombreado, utilizando un verde un poco más intenso en puntos específicos para evitar exagerar el efecto del segundo sombreado y permitir que el primero siga siendo el protagonista. Se mezclan dos o tres colores verdes, con predominio del primero, para crear estos «puntos de oscuridad».

Pasos 8-10 En estos últimos pasos, se da rienda suelta a la creatividad personal. Se pueden aplicar veladuras generales para homogeneizar los tonos y lograr el resultado deseado. Se pueden experimentar con diferentes colores y efectos hasta que se alcance el resultado deseado.

Es importante destacar que los pasos mencionados se basan en una técnica personal y pueden variar según los objetivos individuales. Cada artista puede lograr resultados diferentes utilizando esta técnica de veladuras.

Tipos de Veladuras

Veladuras Metálicas: Resaltando Efectos de Luz

En el caso de querer destacar piezas metálicas en maquetas o miniaturas, las veladuras no metálicas se convierten en aliadas para crear efectos de sombras. Al aplicar estas veladuras, se enfoca la atención en aquellas áreas donde el metal refleja la luz, otorgando profundidad y realismo al objeto modelado.

Veladuras con Temperas o Gouaches: Paso a Paso

Los gouaches, gracias a su facilidad para diluirse con agua y secarse rápidamente, son idóneos para realizar veladuras. El acabado mate que proporcionan brinda una textura aterciopelada a la superficie. Los pasos para crear veladuras con gouaches son simples:

  1. Preparación: Humedecer el pincel en agua y tomar un poco de pintura.
  2. Mezcla: Utilizar una paleta plástica para mezclar la pintura y ajustar la consistencia con agua según se requiera.
  3. Ajuste de Tono: Probar el tono en papel y ajustar la cantidad de agua o pintura para lograr la tonalidad deseada. La adición de otros colores diluidos puede modificar el color final.
  4. Aplicación: Aplicar la veladura en las áreas deseadas, procurando que las capas no sean gruesas para evitar posibles grietas al secarse.
  5. Protección: Finalizar con una capa de barniz para proteger la pintura y asegurar su durabilidad.

Veladuras con Pintura Acrílica: Flexibilidad y Versatilidad

El uso de pintura acrílica en maquetas, miniaturas y dioramas es común debido a su versatilidad. Para lograr veladuras únicas con este tipo de pintura:

  • Flexibilidad: La pintura acrílica es altamente adaptable, permitiendo su mezcla con agua para obtener un efecto similar al gouache, o con aceites para una versión de secado rápido similar al óleo.
  • Aplicación: Las veladuras diluidas son ideales para fondos, y su aplicación puede realizarse con pinceles.
  • Dilución y Aplicación: Diluir la pintura acrílica en agua o aceite hasta obtener una consistencia líquida y transparente. Probar el tono en una hoja blanca y, una vez ajustado, aplicarlo en la superficie a pintar para lograr el efecto deseado.

La versatilidad de estos métodos ofrece una amplia gama de posibilidades para resaltar, sombrear y añadir profundidad a las creaciones de maquetas y miniaturas, otorgando acabados únicos y realistas.

Secretos para Veladuras Impecables

Herramientas de Calidad

La elección del pincel es esencial: cerdas naturales permiten una mejor carga y aplicación suave de la pintura. Sin embargo, para mezclar la pintura y el agua, opta por un pincel sintético que soporte esta tarea sin deteriorarse.

Preparación de la Pintura

Carga el pincel con la mezcla de pintura y agua, y colócalo sobre una toalla absorbente para eliminar el exceso de agua. Evita el papel higiénico, ya que sus fibras podrían dañar el acabado. Si no estás satisfecho con el resultado, puedes remover la veladura con un pincel limpio humedecido en agua antes de que se seque por completo.

Aplicación y Control

Aplica la veladura sobre la superficie en una dirección consistente. Al ser una capa tan ligera, es necesario realizar múltiples pasadas, aprovechando su rápido secado. Utiliza una fuente de luz potente para observar los detalles y lograr un acabado preciso.

Almacenamiento y Dilución

Si planeas almacenar la pintura diluida, guárdala en recipientes limpios y herméticos. Para diluciones muy ligeras, considera aplicar la pintura con atomizadores para un efecto de pulverización controlado.

Mezclas y Tonos

La proporción de médium y pintura para veladuras es crucial: se recomienda una composición del 90% de médium y un 10% de pintura. Elige tonos neutros en comparación con los colores base para lograr una veladura armoniosa. Para resaltar zonas específicas, incrementa la densidad de la veladura.

Estrategias de Aplicación

Las veladuras se aplican en zonas de sombras, pero cubriendo un área mayor que las sombras originales para vincularlas y obtener un acabado más natural. Desde tonos claros para iluminación hasta tonos oscuros para sombras, las veladuras deben seguir esta progresión. Al finalizar, una veladura general para toda la superficie homogeneizará el resultado final.

Estos consejos te permitirán dominar la técnica de las veladuras, transformando tus maquetas y miniaturas en obras de arte detalladas y realistas.

Deja un comentario